Moscón y bereber en el río Segura y una agradable sorpresa

Moscón y bereber en el río Segura y una agradable sorpresa. Crónica de una jornada pajarera en el río Segura en julio.

El verano y las vacaciones, buen momento para dedicar una jornada completa a ver pájaros, esa que no te puedes permitir durante el resto del año. Sin embargo, si es en la Región de Murcia, la jornada se puede volver dura a eso de las 11 h de la mañana. El calor aprieta y el sol “castiga”, pero no solo al ornitólogo y las aves se refugian de la canícula volviéndose casi invisibles. El matorral, la estepa o el bosque, en verano, son hábitats interesantes durante las 3 primeras horas del día y las 2 últimas, menos aconsejable el resto. Pero hay un lugar privilegiado que escapa a este tórrido clima: la ribera del río. Por eso, el pasado 20 de julio, decidí dedicar toda la jornada a ver aves en el río Segura.

Soto de los Alamos,AJHN,IMG_5514

Ribera del Río Segura a su paso por Molina de Segura

Elegí el tramo medio por conocerlo peor y, a pesar de la larga jornada (desplazamientos en coche incluidos), finalmente tuve tiempo de recorrer apenas 14 kilómetros en línea recta, desde Molina de Segura hasta Ulea, algunos más por la serpenteante ribera del río. Ésto porque moverse lentamente, y sentarse dejando que pasen los minutos sin molestar, tiene sus ventajas como luego comentaré.

RutaTramoMedioSegura,2016

Recorrido por la ribera del Río Segura (marcado en rojo)

El zarcero bereber (Iduna opaca) y el pájaro moscón (Remiz pendulinus) eran, a priori, mi principal objetivo.

Comencé la jornada con el orto solar, en los sotos del río a su paso por Molina de Segura. Y lo iba a hacer en compañía de un gran conocedor de las aves de esta parte de Murcia, mi amigo Alonso Muliterno, que me enseñó esta zona que tan bien conoce. Por eso, fue llegar y casi localizar ambas especies en el conocido “soto de la Hijuela”. Los bereberes estaban muy atareados con su prole que, ya fuera del nido, eran fáciles de localizar por sus voces lastimeras tratando de convencer a sus parentales de que aún tenían hambre.

Iduna opaca,AJHN,B36A9842

Dos juveniles zarceros (Iduna opaca) solicitando alimento

Los moscones, sin embargo, se hicieron de rogar, y no pude observarles directamente pese a una búsqueda intensa. Tampoco escuché su característica voz, pero si contemplar su típico nido, una voluminosa bolsa (con pasillo de entrada incluido), que colgaba de la rama de un álamo blanco. En otra ribera de otro municipio, más tarde,  tendría la oportunidad de verlos.

Remiz pendulinus nido,AJHN,B36A9828

Nido de pájaro moscón (Remiz pendulinus) en las proximidades de Molina de Segura

Entre las especies que observé en este soto, una hembra de ánade azulón seguida por 4 pollos ya crecidos caminando agrupados hacia las aguas del río, puso la nota simpática en el arranque del día, justo cuando los ruidosos abejarucos salían de su dormidero en el gran Eucaliptus.

Anas platyrhynchos,AJHN,B36A9784

Ánade Azulón hembra seguido de 4 pollos en la ribera del Río Segura

Luego, nos desplazamos hasta la “junta” del río Segura con el río Mula, y recorrimos un corto tramo del Mula. Este río, al alejarnos de su desembocadura, lleva agua debido a los vertidos de la depuradora de Alguazas, según me explicó Alonso, algo que se notaba en su pobre calidad. Sin embargo, esto no parecía importarles a los azulones, y tres de ellos se escondían entre la maleza y luego en el propio líquido elemento, ya vestidos con su plumaje en “eclipse” dejando que pasara el tiempo y creciera sus nuevas plumas.

Anas platyrhynchos Eclipse,AJHN,B36A9905

Ánade Azulón macho en eclipse en el Río Mula (Murcia)

Con cierta pena observamos 6 picos de coral (Estrilda astrild) moviéndose ágilmente entre el carrizo. Esta bonita y diminuta especie alóctona parece haber encontrado en el río un hábitat donde reproducirse y mantener poblaciones viables, aquí y en otros ríos ibéricos. Algo que, teniendo en cuenta ha sido el resultado de escapes/sueltas de aves procedentes de cautividad, no es deseable desde el punto de vista de la conservación de las especies locales. Pero ahora ¿que hacemos con ellos?.

Estrilda_astrild_-Mairipora,_Sao_Paulo,_Brazil_-adult-8

Pico de coral (Estrilda astrild)

Estrilda astrild,AJHN,B36A9875

Pico de coral (Estrilda astrild) escondido tras las cañas, apenas deja ver su rojo pico

A partir de este punto continué solo mi periplo por la ribera, con el buen consejo de Alonso de no dejar de visitar el Soto de los álamos: mi próxima parada.

CartelSotoAlamos,AJHN,IMG_5517

Soto de los Alamos,AJHN,IMG_5511

Soto de los álamos (Río Segura) de fácil acceso y muy visitado

Aquí los mitos (Aegithalos caudatus) estuvieron correteando casi sobre mi cabeza, haciendo auténticas piruetas circenses entre las ramas bajas del arbolado.

Aegithalos caudatus, AJHN,B36A0125

Mito (Aegithalos caudatus) en el soto de los álamos (Río Segura)

También algunas golondrinas (Hirundo rustica) surcaban las aguas del río arriba y abajo. Algún canturreo y sus continuas entradas y salidas a una zona concreta, me permitió localizar un árbol donde descansaban unas pocas decenas de estos hirundínidos. Mezclados adultos y jóvenes (imagino, por fechas, varios grupos familiares) dormitaban juntos a la sombra y protección del ramaje, teniendo por suelo las corrientes aguas del río.

Hirundo rustica,AJHN,B36A0145

Grupo de golondrinas comunes (Hirundo rustica) descansan sobre el Río Segura

A partir de aquí un lento y prolongado desplazamiento en coche por la mota del río (mejor en bicicleta, la próxima vez) me permitió comprobar la abundancia de las aves en este aprendiz de bosque galería, hasta llegar a Archena. Me sorprendió lo común que resultaron mis dos especies objetivo: beréber y moscón, siendo aún sus voces fácilmente perceptibles.

Iduna opaca,AJHN,B36A0142

Zarcero bereber (Iduna opaca), más fácil de escuchar que de ver

La última parada fue el tramo de ribera que separa los municipios de Ulea y Villanueva del Segura. Al igual que otros tramos de esta parte media del río, está acondicionada con senderos peatonales (y ciclistas), pasarelas de madera incluidas, haciendo posible el paseo junto al río y la visión de sus limpias aguas. Aclaro este punto, el de poder ver las aguas, porque durante la mayor parte del recorrido sobre la propia “mota” del río, esto no es posible debido a la auténtica barrera que forma la jungla de cañaveral (más escaso el carrizo). Solo los tramos “acondicionados” como paseo, donde se está intentando recuperar el componente arbóreo del bosque de ribera, con álamos, chopos, tarays, olmos, fresnos, …, liberándolos del abrazo de las cañas, se puede visualizar la fauna acompañante del agua. Y, precisamente esta zona, me pareció de las mejores para encontrar al pájaro moscón a juzgar por la abundancia de sus visibles nidos.

Ulea-Segura,AJHN,IMG_20160720_193250

Sendero peatonal junto al Río Segura, Ulea

También, a lo largo de todo el recorrido, me sorprendió la gran abundancia de dos especies no exclusivas de estos ambientes riparios: el buitrón (Cisticola juncidis) y el papamoscas gris (Muscicapa striata). Estimo que su abundancia se podría clasificar como “óptima” en esta frontera entre el mundo dulceacuícola y el agrícola que lo rodea.

Cisticola juncidis, AJHN,B36A0218

Buitrón (Cisticola juncidis)

Y ahora algo más de nuestros dos protagonistas principales:

El zarcero bereber (Iduna opaca, Isabelline warbler) es un pequeño paseriforme nuevo para la ciencia, no porque se haya visto ahora y no antes, pues este zarcero es un viejo conocido en el sureste ibérico, pero si con este nombre: “bereber”. Antes era conocido como “pálido” (Hippolais pallida), pero recientemente los científicos han decidido que sus moléculas, aspecto y algunas costumbres son lo suficientemente diferentes a otros zarceros que, no solo merece ser una especie diferente, sino que lo han colocado incluido en otro género. Así, el propio Noah Stryker estuvo en el Sureste ibérico con el objetivo de ver a esta especie (y lo hizo en las riberas del alicantino río Vinalopó) en su “Gran Año” (Big Year 2015), en el que estableció un nuevo récord mundial al ver 6.042 especies en 365 días.

A lo largo del tramo recorrido es una especie común, fácil de detectar siempre y cuando sepamos reconocer su voz o canto, teniendo la precaución de no confundirlo con el parecido en aspecto y sonido carricero común (Acrocephalus scirpaceus), posiblemente la especie más abundante y característica de este ecosistema.

Acrocephalus scirpaceus,AJHN, B36A0238

Acrocephalus scirpaceus,AJHN,B36A6976

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

Iduna opaca, Conrado Requena Aznar,Modifi

Zarcero beréber (Iduna opaca). Autor foto: Conrado Requena Aznar

El pájaro moscón (Remiz pendulinus) es una de esas especies que llaman la atención incluso a los profanos en el mundo de las aves. Ya su aspecto de pequeño bandido, con antifaz incluido, le hace inconfundible. Pero es que el nido que construye, colgado de la rama de un álamo, hace mirar incrédulo al observador y preguntarse por el hábil artesano capaz de tejer esa bolsa colgante a base de fibras vegetales y animales.

Remiz pendulinus,AJHN,B36A5305

Pájaro moscón (Remiz pendulinus) en la ribera del Río Segura

Otras especies observadas fueron: ruiseñor común (Luscinia megarhynchos), ruiseñor bastardo (Cettia cetti), oropéndola (Oriolus oriolus), escribano soteño (Emberiza cirlus), … y así hasta sumar un total de 39 especies.

Emberiza cirlus, AJHN,B36A5609

Escribano soteño (Emberiza cirlus)

Y para finalizar, ya que has sido capaz de llegar hasta aquí, la sorpresa de la jornada. Mientras comía junto al río, desde un rincón escondido desde donde poder observar sus aguas sin ser visto desde las mismas, y con la esperanza puesta en ver algún galápago leproso, tuve la inmensa fortuna de recibir la visita de la gran señora del río: la nutria, que me obsequió en menos de un minuto, con su insonoro y casi invisible nadar, antes de desaparecer bajo las aguas del río con la misma discreción con la que apareció.

Lutra lutra,AJHN,B36A0134

Nutria (Lutra lutra) en el tramo medio del Río Segura

Finalizar contemplando esta maravillosa imagen de zarcero bereber del fotógrafo Francisco Jamardo (¡¡ muchas gracias Francisco!!), es un placer.

Iduna opaca,F, Jamardo, FB

Y para tí, ¿cuales son los mejores lugares para ver aves en julio?.

Un cordial saludo.

Webs de interés:

El río Segura.

http://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,365,m,1454&r=ReP-2253-DETALLE_REPORTAJESABUELO

Guía ornitológica del Bajo Segura. Corredor verde.

http://www.chsegura.es/export/descargas/informaciongeneral/mediatecadigital/libros/docsdescarga/GuiaOrnitologica.pdf

Las aves de la Huerta del río Segura.

http://ahsa.org.es/wp/wp-content/uploads/2010/12/Las%20aves%20de%20la%20%20Huerta%20Tradicional%20de%20la%20Vega%20Baja.pdf

Las aves del paraje de la Contraparada (río Segura)

https://www.murcia.es/documents/11263/222214/seguimiento_fauna_contraparada_2010.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s