Un ave gigante

La imagen del pito real transportando en su lomo una comadreja (subida, probablemente, en un intento de predación) ha dado la vuelta al mundo. Probablemente se convierta en la imagen aviar mas importante del año, o al menos la mas visionada.

Me he preguntado sobre las razones por las que se ha convertido en “viral”, es decir, que interese y despierte la atracción tanto de ornitólogos como de personas no aficionadas a las aves. Seguramente varios son los factores que contribuyen a este espectacular resultado. Pero para mí, al margen de lo extraño de la propia situación: un mamífero subido en un ave, lo más increíble es pensar que el pito pueda elevarse con el peso de una comadreja. Y no porque este jovenzuelo valiente pese mucho (quizás unos 50 gr), sino porque representaría la cuarta parte del total del peso del pito (unos 200 gr). Quizás por ello el vuelo apenas duró unos 25 metros. Y es que, en este caso, el tamaño si que importa.

Soy profesor de instituto y colaboro con la SEO en el Día Mundial de las Aves, aportando mi granito de arena en forma de charla a todos mis alumnos. Créeme, no es fácil que un grupo de 40 o 50 humanos de distinto sexo en una edad donde las hormonas dominan no solo su cuerpo sino también su mente, presten atención cuando no hay una calificación o examen de por medio. Sin embargo, es aparecer en la imagen el Argentavis magnificens, y decirles que fue el ave voladora más grande que jamás haya existido, para que sus rostros reflejen esa incredulidad y admiración tan impropia de estas edades, logrando captar su atención.

392607

Sin embargo, este año tuve que cambiar ese nombre por el Pelagornis sandersi, que ha superado al Argentavis, por poco, en esta lista de gigantes.

Entre 22 y 40 kg de peso y 6 a 7,4 m de envergadura (doble que el mayor ave de hoy, el albatros viajero), tenía este gigante de los cielos del oligoceno, hace unos 25 millones de años.

Captura de pantalla 2015-03-06 a las 16.31.26

El fósil en cuestión fue encontrado en 1983 en unas obras del aeropuerto internacional de Charleston. De patas cortas, quizás solo podría volar aprovechando fuertes vientos “de cara” esperando sobre las arenas de la costa o saltando desde roquedas costeros, pero una vez en el aire alcanzaría una velocidad de 60 km/h. Con mandíbulas provistas de pseudodientes se alimentaría de cefalópodos y peces que cogería con el pico mientras permanecía en vuelo, no pudiendo lanzarse desde el aire en picado (como un alcatraz), debido a la fragilidad de sus huesos.

Captura de pantalla 2015-03-06 a las 16.31.34

Perteneció a una familia de gigantes alados (Pelagornithidae) que vivieron hace 55 millones de años y se extinguieron hace 3 millones de años.

Captura de pantalla 2015-03-06 a las 16.59.56

Como diría su descubridor, Daniel Ksepka: “me encantaría ver uno de estos volando hoy”.

¿Y tú te lo imaginas?

Saludos.

Web consultada:

http://www.pnas.org/content/111/29/10624.full.pdf+html?sid=6b1cf554-3158-4107-accb-cf46a468a693

http://es.wikipedia.org/wiki/Pelagornithidae

Vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=31v6WcPKZIE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s